La huella ecológica que deja Internet

internet

La ignorancia es atrevida, y yo, dentro de mi absoluta ignorancia en el tema, pensaba que Internet es la única tecnologí­a completamente limpia ““o casi- que inventaron los seres humanos. Pero he aquí­ que un amigo ““y mecenas de este proyecto– me explica hace unos dí­as que nada que ver. Que los buscadores necesitan de enormes servidores que consumen mucha energí­a y dejan su huella ecológica. ¿En qué medida? Nos pusimos a investigarlo y las primeras conclusiones resultaron sorprendentes. Nuestra investigación es aún muy incipiente, así­ que os animo a todos a dejarnos comentarios y compartir informaciones sobre el tema”¦

Veamos. Según la información que hemos recaudado en un primer sondeo, el promedio de búsquedas diarias en Google ““sólo en Google- es de mil millones. Eso supondrí­a un total de 365.000 millones de búsquedas al año. Traducido a la huella ecológica, el motor de búsquedas más utilizado del planeta emite en un año tanto CO2 como 40.515 automóviles en el mismo periodo de tiempo. Y yo que pensaba que buscando tonterí­as en Internet no hací­a daño a nadie. Pues resulta que hasta el simple gesto de preguntar al Oráculo Google implica un coste medioambiental. Que, como no lo paga nadie, lo pagamos todos.

Tampoco solemos prestar atención al diseño de las páginas web, que pueden tener un impacto energético mayor o menor. Un diseño sencillo y una tecnologí­a adecuada suponen un menor consumo de energí­a puesto que se requiere menor carga de procesamiento, tanto en el servidor de la página web como en el computador del cliente que consume el servicio; además, requiere menor ancho de banda en la transferencia de la información a través de la red.

Sólo en Estados Unidos hay en funcionamiento 7.000 centros de datos. Las grandes instalaciones de servidores pueden tener el tamaño de seis campos de fútbol. Todo esto es cada vez más relevante en un mundo donde la población internauta crece a cada minuto. Si en 1995 se contabilizaban 16 millones de usuarios, en 2009 llegamos a los 1.600 millones, el 24% de la población mundial. Y es esperable que la cifra no deje de crecer. Así­ que, en paralelo al crecimiento de la comunidad de internautas, crece su huella ecológica.

Se trata de cuestiones relevantes y poco comentadas que deberí­amos comenzar a tener presentes. Internet representa, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el 1,5% del consumo eléctrico total de ese paí­s, casi el triple que hace una década. Globalmente, estas instalaciones son responsables de más emisiones de CO2 que paí­ses como Argentina u Holanda, según un reciente estudio citado por The Economist. Esa misma revista cita informes que auguran que en 2020 la llamada infraestructura de la computación en nube generará más emisiones que la aviación. Incluso si se toman medidas, cuenta el semanario, para mejorar la eficiencia energética de los aparatos, se estima que las emisiones alcanzarán 1.400 millones de toneladas de CO2 en 2020, detalla The Economist.

¿Alternativas? Como siempre, racionalizar el consumo, y acostumbrarnos a que colocarnos ante el computador también deja huella. Los fondos de pantalla oscuro consumen menos energí­a, pero también dificultan la visión. Luego están los buscadores alternativos: polémico es el caso de Ecosia, que se compromete a destinar el 80% de sus ingresos (hasta el momento, un total de 1,26 millones de euros) a financiar programas de protección de los bosques tropicales, de la mano de Adena WWF. Pero Ecosia depende de Bing y Microsoft, y no pocos cuestionan sus verdaderas credenciales ambientalistas.

En fin. Como veis, de momento son pocas las respuestas y muchas las preguntas. La Red es todaví­a, en gran medida, un cuaderno con las páginas en blanco, por escribir, y de todos depende lo que termine siendo. Conviene estar alerta; hacerse las preguntas apropiadas, esas que a menudo se nos ocultan…

* Ya que hablamos del Todopoderoso Google, una pista para quienes no lo conozcáis: Google Zeitgeist permite ver cuáles han sido los temas más buscados en el mundo. El Oráculo del siglo XXI marca el espí­ritu de nuestros tiempos…

* Y ya que nos ponemos a criticar al Oráculo, aquí­ un listado de motores de búsquedas alternativos.

——————————————————-

Durante el mes de julio, en Carro de Combate hablamos de electrónica. Este ha sido el tema de nuestro último Informe de Combate. Sólo los mecenas tienen acceso a estos informes sectoriales completos. Puedes convertirte en uno de ellos por sólo 5 EUROS AL AÑO y ayudarnos así­ a seguir investigando. Más información aquí­