¿Por qué arden los bosques de medio mundo y qué podemos hacer (1/2)?

La Amazonia está ardiendo. Y no es el único bosque del mundo que está siendo pasto de las llamas. Canarias, Siberia o California, también han sido víctimas, como explica este artículo de Climática. O en el Congo, como recuerda Bloomberg. O Indonesia, como nosotras mismas explicábamos también en Climática. Pero aunque el interés por este fenónemo ha aumentado este verano, lo cierto es que no es algo nuevo.

En nuestra investigación sobre el aceite de palma, ya explicábamos que estos incendios llevan décadas produciéndose en Indonesia y hablábamos de cuáles son las razones que están detrás: desde la apertura de nuevas plantaciones de aceite de palma y pulpa de papel a la propia composición inflamable del suelo. Por su parte, la iniciativa Global Forest Watch Fires, del World Resources Institute, explica que los incendios tampoco son una novedad en Brasil y de hecho, este año no es el que más incendios ha registrado de momento en la última década (aunque sí que apuntan a que están más concentrados en zonas de la Amazonía):

Sin embargo, tanto en el caso de la Amazonía como en el de Indonesia, quizá una de las peores noticias sea que se ha roto una tendencia a la reducción de los fuegos que se había mantenido durante los últimos dos años (tres en el caso de Indonesia). Aunque, como ya explicábamos en Climática, a menudo estas reducciones se deben más a situaciones circunstanciales (precios internacionales de las materias primas y climatología) y menos a la voluntad política, aunque también tenga un impacto importante.

Y esto nos lleva directamente al quid de la cuestión: ¿Por qué hay picos como estos en los ciclos de incendios y deforestación?

En primer lugar, veamos cómo se ha comportado la deforestación durante los últimos años y su relación con los incendios. Mirando los datos del World Resources Institute, vemos que, aunque durante los dos últimos años se había dado una desaceleración de la deforestación, lo cierto es que aún era muy elevada. De hecho, tras 2015 se han registrado los peores datos en cuanto a deforestación desde principios de siglo, aunque siguen sin ser tan elevados como los de los años 80 y 90. Pero estamos dando pasos atrás. Y las gráficas corresponden solo a bosque primario. Hay también grandes cantidades de deforestación en bosque secundario, ya degradado por la intervención del hombre pero aún con un alto valor ecológico, que son también preocupantes. Por otra parte, como se ve en el mapa que incluimos más abajo sobre la distribución de los bosques y los cambios en el suelo, y que acompañaba a este artículo en Nature (en inglés), también ha habido reforestación. Sin embargo, la reforestación es, como pone de relieve el artículo, un asunto mucho más complejo de lo que a menudo se presenta y cuyos beneficios ecológicos aún no están bien estudiados.

 

Curiosamente esos pasos atrás comenzaron a darse poco después de que Naciones Unidas propusiera en septiembre de 2014 la Declaración de Nueva York sobre Bosques por la que 40 gobiernos, 20 entidades subnacionales y 57 multinacionales (además de organizaciones varias) se comprometieron a terminar con la pérdida de bosque natural antes de 2030. En concreto, las empresas multinacionales se comprometían a eliminar la deforestación de sus cadenas de valor (es decir, que las materias primas que utilizan estén libres de deforestación) en 2020. ¿Hay un efecto oportunista para conseguir el mayor número de tierras antes de que cumpla el plazo? Es difícil saberlo, porque el compromiso no es obligatorio y la única consecuencia va a estar relacionado con la imagen de estas empresas.

 

¿Y qué tienen que ver los fuegos en todo esto? Como ya explicamos en nuestra investigación sobre el aceite de palma, la quema de bosque es la forma más rápida de limpiar el suelo y de preparar para luego poder plantar. Se ha practicado desde que existe la agricultura y prácticamente en todas las regiones del mundo, aunque en algunas haya dejado de practicarse. Es muy controvertida por su alto impacto medioambiental, aunque en algunos casos se ha defendido que se puede practicar de forma responsable. Por otra parte, tal y como pone de relieve este artículo en The New York Times, a menudo los fuegos se dan dentro de plantaciones, y no directamente en el bosque, aunque pueden descontrolarse y acabar afectando a otras áreas.

¿Y para qué se utiliza ese suelo que se ha limpiado con los fuegos? No hemos encontrado estudios concretos que relacionen el suelo quemado y el uso que después se le da aunque, sí hay datos para casos concretos. Por ejemplo, Greenpeace publicó un informe tras los grandes fuegos en Indonesia en 2015 en los que un 20% de los incendios tuvieron lugar dentro de las concesiones para plantaciones de papel, mientras que el 16% se dieron en plantaciones de aceite de palma.

Si hablamos de deforestación en general, la información es más amplia. Así, según un estudio publicado en Science en 2018, la mayor parte de la deforestación (un 27% del total) está relacionada con la industria agrícola comercial y la producción de materias primas como la soja o el aceite de palma, especialmente en América Latina y el Sudeste Asiático. Aquí se incluiría también la producción de carne (tanto tierra destinada para soja y otros ingredientes de los piensos como deforestación para pastos) que se ha mencionado en buena parte de las notas sobre las causas de los fuegos en el Amazonas. Este tipo de deforestación es especialmente dañina porque la conversión es generalmente permanente. Hablaremos algo más sobre esto en la segunda parte del artículo, y en mayor profundidad en un libro que vamos a publicar en los próximos meses sobre el modelo imperante de monocultivo y sus impactos socioambientales.

El segundo agente de deforestación (26%) es la silvicultura que provoca cambios en la masa forestal dentro de los bosques, pero en los que se espera que haya una recuperación. Por tanto, el daño ecológico es más limitado. En tercer lugar está la agricultura itinerante (24%), donde puede haber una recuperación o no del bosque, según las prácticas desarrolladas, y por último, los incendios forestales (no se incluyen los fuegos provocados para preparar las plantaciones), que son especialmente importantes en América del Norte, Rusia y Oceanía.

Por último, no olvidemos que, aunque Brasil, la República Democrática del Congo e Indonesia es donde hay mayor deforestación (en general porque hay mayor bosque disponible), no son los únicos lugares donde se produce y ni siquiera donde la tasa crece de manera más rápida. Ghana, Costa de Marfil y Papua Nueva Guinea están incrementando su tasa de deforestación de forma alarmante.

 

Dada la complejidad de este tema, esta primera parte se centra en el problema general de la deforestación y su relación con los fuegos como el del Amazonas. En la segunda parte nos centraremos en qué podemos hacer los consumidores para ejercer presión a aquellos sobre los que debe recaer la responsabilidad primaria,  empresas y gobiernos que se benefician directamente de estas políticas. Estad atentas.

Recuerda además que en Carro de Combate dependemos de nuestros mecenas para realizar nuestras investigaciones y poder documentar casos como este sobre el terreno. Si quieres ayudarnos a que podamos seguir realizando este trabajo, puedes hacerte mecenas desde tan sólo 15 euros al mes.

Imagen: Un terreno recién calcinado para plantar aceite de palma en Indonesia en 2016. / Laura Villadiego

3 comentarios en “¿Por qué arden los bosques de medio mundo y qué podemos hacer (1/2)?”

  1. Pingback: ¿Por qué arden los bosques de medio mundo y qué podemos hacer (2/2)? – Carro de combate

  2. JOSÉ REPISO MOYANO

    Si tú eres bueno,
    entonces siempre tú sin excusas
    vas día a día haciendo famosa a la verdad, a la no corrupción y al que lo demuestra todo a razón, sin engaños o nunca demostrando con alguna sinrazón o estupidez.
    Si tú eres bueno,
    entonces por seguro nunca permitirás que las injusticias ganen, que los “porque síes” ganen, que las mentiras ganen, que las frivolidades a los derechos humanos o a la libertad de expresión ganen. Por eso serás muy requete-responsable para no ayudar a tantos mentirosos-desinformados-pedantes y siempre intentarás (sabiendo valorar las informaciones y todo) que no te engañen, ¡que no te engañen pudiéndolo tú perfectamente evitarlo!
    ÉTICA existe solo una, la racional. Razón existe solo una, la que cumple reglas simétricas a las que tiene la realidad (de causa-efecto,de semejanza, de no contradicción, etc). Bien existe solo uno (el que no ampara la mentira o el daño al entorno). Así es. Y si esto no se aclara, pues se perjudicarán a los bienes naturales y a las libertades que hay.

    Y SOBRE EL RESPETO ÉSE QUE TANTO SE HABLA, por totalitarismos incluso:
    El RESPETO solo existe si no se contraviene a una esencia, y solo hay tres: ÉTICA, RAZÓN y NATURALEZA.
    Tú nunca respetas (aunque digas que sí las veces que quieras) si NO CUMPLES con la ética o con la razón o con la Naturaleza. ¡Exactísimo!, no respetas si engañas al mismo tiempo, si contaminas al mismo tiempo, si te saltas las reglas cívicas o de conducción de tu coche, si das las espaldas a deberes éticos, si no ayudas a lo que ya ayuda per se al Bien, si demandas frivolidad ética o telebasura, etc.
    En precisión, el RESPETO implica siempre un JUEGO LIMPIO: no engañar, no esquivar por nada a la razón (o al que la da demostrada) y un no aventajarte tú silenciando a los demás sus espacios de demostración racional. Por lo cual, el respeto NO SUELE EXISTIR precisamente en ésos que hablan de respeto obsesivamente, ¡nunca! (pues lo usan para engañar o para priorizar cosas no esenciales en un antirrespeto total).
    José Repiso Moyano

  3. JL PALOMERA FORT

    “Buen caminante no deja huellas” LAOZI (Tao Te Ching, XXVII)

    Distinguido CARRO DE COMBATE / Membresía /:

    Desearíamos saber si existe la posibilidad de colaborar con sus eventos a través de nuestra propuesta:
    Nos complace avanzar información respecto un modesto movimiento cultural se viene desarrollando.

    Dicha corriente es fruto la labor R&D&I creativo-artística elaborada durante décadas. Se basa en líneas de pensamiento holístico, y asentadas en conceptos que afectan diversos ámbitos. Un pilar fundamental es Ciencias Ambientales, para poder así colaborar con diferentes expertos en Ecología y Ambiente -junto demás campos-. Todo ello, para conseguir rigor Científico-Técnico, cara realizar determinados proyectos artísticos.

    KEYWORDS: Consciencia Ambiental Universal. Responsabilidad Social-Artística cara Generaciones futuras. Elevación positiva de Consciencia. Enclave Arte como Centro R&D&I Creativo-Artístico generador de Desarrollos Culturales. Aproximación Artística a los Socio-ecosistemas (SSEs). Óptima Sostenibilidad. FILOSOFÍA: Arquetipos, Metafísica, Ética, etc. BIOLOGÍA: Macro y Micro Ecología, Etología, Botánica, etc. Química Verde. ECOMUSICOLOGÍA, Física. Bromatología. Neurociencias. Ciencias Humanas y/o Ciencias Sociales. BIOECONOMÍA: …

    OBJETIVO: Entre otros, apoyo absoluto e incondicional a Naturaleza al efectuar cualquier actividad artística. La producción de obras debe favorecer positivamente y necesariamente al Medio, evitando al máximo: contaminación y residuos en todos los ESPACIOS, incendios, desertización, erosión… Todo, sin merma de creatividad artística, y repercutiendo aspectos a nivel:

    I.- SOCIAL
    a.- Desarrollo Sostenible en todas las esferas.
    b.- Favorecer al Medio.
    c.- Formación y/o EDUCACIÓN adicionales.
    d.- Desarrollo Económico- Empresarial y/o Autoempleo.

    II.- ARTÍSTICO. Lo conseguido, hasta el momento, derivado lo expuesto, es:
    a.- Artes Plásticas. Hay desarrolladas dos líneas pictóricas: la urbana y la rural.
    Existen obras línea urbana con propiedad intelectual obtenida en 2001, y con depósito legal, en: Biblioteca Nacional de España en Madrid y Biblioteca de Cataluña en Barcelona.

    Se pueden encontrar -por donación- en: Biblioteca de Aragón (IBA), Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos, sitas en Zaragoza. El Archivo Municipal de Huesca y Museo Sariñena. Y, en Madrid, la R.A. Bellas Artes San Fernando y Matadero.

    Esta línea utiliza soportes encontrados en calle. Y la pintura es auto-fabricada, también, con material recogido en la ciudad.
    Nunca se han comercializado ninguna las obras, ni originales ni reproducciones -al no estar destinadas al mercadeo se relegan otro universo-.
    No me consta existan referentes históricos similares respecto dichas obras.

    b.- Arte Sonoro. Realizado durante casi catorce años, cada día varias horas, por las calles de Barcelona y su área metropolitana -meses en Lleida, y muy puntualmente Madrid-. Actualmente, área Huesca. Las composiciones son propias y ejecuto únicamente con el cuerpo humano como instrumento, SIN NADA MÁS. Y, en interacción con los entornos, las personas y … -la idea es diferente a percusión corporal- (*).
    Está previsto el registro sonoro -hoy en negociaciones-. Nunca se ha admitido ni recibido compensación económica, ni de ningún otro tipo.
    No me consta existan referentes históricos similares.

    c.- Otras disciplinas están implementación.

    III.- OTROS.

    A su total disposición para las aclaraciones precisen; y muchas gracias por su atención.
    Saludos cordiales.

    (*) SÍMIL: si la mano es a una madera, esta se ha convertido en xilófono. Se ejecuta de manera diferente, logrando un timbre limpio y buena intensidad acústica. Además de altura clara, y ritmo. Aportando también, posiblemente, armonía y melodía.

    JOSÉ LUIS PALOMERA FORT // 22570-CAMPORRÉLLS (HUESCA) // SPAIN

Responder a JOSÉ REPISO MOYANO Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba