8 ideas para repensar nuestro consumo durante el #YoMeQuedoEnCasa

Hace casi un par de semanas, hablábamos en este artículo de cómo el coronavirus había puesto en evidencia la fragilidad de nuestro sistema de producción y de nuestra economía y de cómo nuestra soberanía, ya sea alimentaria o de otros productos que necesitamos, está lejos de estar asegurada. En ese momento, la pandemia parecía lejana, aunque ya estaba empezando a tener un efecto evidente en nuestras vidas cotidianas. Pocos días después, la pandemia ya está de lleno aquí, y ahora ya no nos planteamos las conexiones de nuestra economía internacional – que también, porque cada día nos aturullan con datos de bolsas cayendo y de cómo se avecina una crisis (¿no las pueden poner también en cuarentena?) – sino nuestros lazos directos, la comunidad que hemos creado, los comportamientos colectivos que tenemos y nuestra capacidad – o ausencia de ella – de ser solidari@s.

Miguel Brieva lo resumía perfectamente en esta viñeta que seguro que ya habéis visto porque se ha viralizado:

 

Y, sin duda, es un buen momento para pararse a reflexionar y a cambiar hábitos, porque ahora a muchxs nos sobra eso que en nuestro día a día tanto nos falta: el tiempo. Os dejamos algunas ideas de recursos que os pueden venir bien durante los próximos días y consejos para intentar aprovechar esta parón para repensar nuestro consumo y nuestros modos de vida. Algunas ideas las hemos cogido de las respuestas que nos habéis dado a través de Instagram sobre lo que estáis haciendo vosotrxs para afrontar la cuarentena y para ayudaros lxs unxs a lxs a otrxs.

1. Vamos tan rápido que de normal no nos paramos a ayudar. Ahora es fundamental. No sólo haciendo la compra a personas vulnerables, también ayudándoles, por ejemplo a que puedan estar en contacto con sus seres queridos si ellos no tienen los medios electrónicos. Si quieres ayudar y no sabes cómo, se ha creado a través de internet una Red ciudadana de autoayuda contra el #COVID19 (ver web). La mayoría de la gente está optando por poner carteles en sus edificios ofreciéndose a ayudar a quien lo necesite. Otra opción es la red social ¿Tienes sal? que pone en contacto a vecinxs de la misma zona.

2. Más que nunca, consume local: Sin duda, ahora es más difícil escoger dónde compras porque hay que limitar desplazamientos. Pero si puedes, ve a la tienda de barrio y no al supermercado, porque los pequeños lo van a sufrir más y, además, están en general menos abarrotados. Y cuando todo esto pase, recuerda eso mismo también. Habrá que reconstruir muchas cosas, y cuanto más podamos ayudar a los pequeños, más rápido lo haremos. En este post hace unas semanas te contábamos cómo comprar directamente a productores.

3. Aprovecha para experimentar en la cocina y organizarte para cuando volvamos a la normalidad. Ahora que tenemos tiempo para cocinar, hay que aprovecharlo. Solemos decir que consumir es un acto político, pero cocinar lo es casi más. ¿Llevas mucho tiempo diciendo que vas a reducir tu ingesta de carne, pero no se te ocurren alternativas? Es momento de buscarlas. ¿No tienes tiempo de cocinar durante la semana y acabas siempre con precocinados? Es tiempo de empezar a aprender a hacer el batch cooking (para esto la Gloria Vegana es la reina, y además sus recetas son veganas y muy variadas).

4. Y, por tanto, no te lances como locx a pedir por Glovo o Deliveroo. Es cierto que los restaurantes van a sufrir mucho económicamente y el único recurso que ahora tienen (por ley, al menos en Madrid) es la comida a domicilio. Pero al mismo tiempo estamos poniendo en peligro a lxs repartidorxs, no sólo porque lxs exponemos al coronavirus; también a accidentes en un momento en el que los servicios sanitarios están colapsados. Así que, volviendo al punto anterior, cocina todo lo que puedas, y mientras, os invitamos a conocer proyectos alternativos de reparto como el de La Pájara en Madrid y a que la próxima vez que pidáis comida a domicilio (post-coronavirus) preguntéis al restaurante qué tipo de servicio utiliza.

5. Haz una limpieza de armario y separa lo que ya no te pongas. Cuando termine la situación de riesgo, se pueden hacer intercambios de ropa o donarla. Y si tienes una máquina de coser (o hilo y paciencia) y prendas deterioradas, practica con ellas para hacer bolsas de tela para ir a la compra o cosas similares. Aquí puedes ver, por ejemplo, 8 formas de transformar una camiseta en una bolsa de tela. Y también puedes hacer limpieza de libros (y compartirlos con tus vecinxs)

6. Haz tus propios limpiahogares caseros: suele ser una de las cosas donde más nos suele costar hacer el cambio (¡incluso a nosotras!), así que es un buen momento para intentar hacer nuestro limpiahogares caseros y comprobar que no es tan difícil.

Os dejamos aquí una propuesta de limpiador de Esturirafi y otra de Orden y Limpieza en Casa. Ambas llevan aceites esenciales, que no suele ser algo que tengamos en casa, pero podéis de momento experimentar con el vinagre y el limón. Esta receta de Ecoinventos es más simple (es sólo vinagre y limón, pero requiere de cierto tiempo de maceración).

7. Busca alternativas: Normalmente también tenemos poco tiempo para buscar alternativas, así que estos días nosotras iremos recopilando alternativas y compartiéndolas. Si no te las quieres perder, síguenos en nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

8. Y por supuesto, aprovecha estos días para informarte todo lo posible sobre tu consumo y sus impactos. Cómo no, te recomendamos que navegues en nuestra página web para ver todo lo que hemos publicado. Además de nuestras investigaciones sobre la industria del azúcar y del aceite de palma, puedes leer nuestros Informes de Combate (la mayoría están liberados y liberaremos algunos más durante estos días). Además, durante estos días recopilaremos también sugerencias de libros y de documentales para pasar la cuarentena.

Y recuerda que estamos regalando el pdf de nuestro libro ‘Amarga Dulzura’, en el que investigamos la industria del azúcar a través de algunos de sus protagonistas, a todos los que se suscriban a nuestra newsletter. Si quieres recibirlo tú también, sólo tienes que suscribirte aquí. Lo enviaremos el lunes 16 de marzo.

Además, os dejamos algunos otros posts con recomendaciones y reflexiones que hemos visto por las redes

      • Greenpeace nos deja otras cuatro recomendaciones de cosas que podemos hacer estos días, desde revisar la despensa a hacernos bolsas de telas con prendas estropeadas
      • Además, Tomás Galván está recopilando en su twitter iniciativas para paliar el #YoMeQuedoEnCasa

Y os dejamos además esta lectura de este artículo de Luis González Reyes en El Salto sobre Las lecciones que puede dar el coronavirus a la especie humana.

Y como siempre, los comentarios están abiertos para que añadáis todas las propuestas que os parezcan interesantes.