¿Por qué Carro de Combate?

Carro de Combate es un colectivo dedicado al periodismo independiente, que investiga el origen de los productos que consumimos. Creemos que consumir es un acto político, ya que con nuestras compras cotidianas estamos apoyando las empresas que hay detrás. Cada vez más, los consumidores críticos y conscientes se preguntan qué huella socioambiental dejan a su paso estas empresas: pero para decidir, necesitamos información. Y eso es lo que nosotras pretendemos ofrecer en Carro de Combate: información para poder consumir críticamente.

En 2012, Laura Villadiego trabajaba como periodista freelance desde Camboya, y Nazaret Castro hacía lo propio desde Brasil. Ambas denunciábamos en nuestros reportajes el uso y abuso que las grandes multinacionales hacían -y hacen- de mano de obra en condiciones análogas a la esclavitud, y la forma en que se repite un insidioso esquema: jornadas laborales de 14 o 16 horas diarias a cambio de salarios de miseria en los países del Sur global, mientras las multinacionales con sede en los países ricos se apropian del grueso del valor que pagan los consumidores. Así que decidimos unir nuestras fuerzas y comenzamos a divulgar sus investigaciones en un nuevo blog: había nacido Carro de Combate. Pronto nos dimos cuenta de que el problema no se limitaba a la lamentables condiciones laborales, sino que los productos que consumimos dejan todo un reguero de impactos socioambientales que a menudo desconocemos. Nuestro propósito, desde entonces, ha sido visibilizar esos impactos, trazando la cadena de impactos a lo largo de todo el ciclo de vida del producto: extracción, producción, transporte, distribución y desechos.

Nuestra primera investigación de largo alcance fue sobre uno de los productos más omnipresentes en nuestra cesta de la compra: el azúcar. De ese trabajo salió el libro Amarga dulzura. Una historia sobre el origen del azúcar, autoeditado en 2012. Comenzamos también a realizar monográficos sobre productos, nuestros Informes de Combate, que la editorial Clave Intelectual reunió en el volumen Carro de Combate. Consumir es un acto político, publicado en 2014. Ese mismo año, se sumaron al equipo dos socias de lujo: Aurora Moreno y María Rubiños. Junto a ellas emprendimos una nueva investigación, la más ambiciosa hasta ahora: un análisis en profundidad sobre los impactos del aceite de palma, el más usado por la industria alimentaria y cosmética.

Desde nuestro inicio, nos hemos financiado gracias a nuestros mecenas, que con sus contribuciones económicas nos han permitido cubrir los gastos del proyecto, aunque todavía estamos lejos de poder retribuir nuestro trabajo para así poder liberar más tiempo para investigar los orígenes de las mercancías que consumimos. Si quieres apoyar la información independiente, puedes hacerlo aquí. Estarás ayudándonos a seguir investigando. Porque, si el consumo es un acto político, la primera batalla es la de la información.

Ir arriba