Las guerras del cacao en Costa de Marfil

Productores de cacao refugiados en Costa de Marfil./ Intermon Oxfam

Si hay un paí­s ligado al cacao, ése es Costa de Marfil. Primer productor mundial de las amargas semillas, en sus tierras se cultiva aproximadamente el 40 por ciento de la producción mundial. Una de las principales fuentes de recursos de un paí­s que lleva más de una década inmerso en una cruenta guerra civil que ha estado fuertemente ligada al control de las zonas de producción de cacao.

Durante décadas, Costa de Marfil fue el modelo de éxito de un paí­s africano. El cacao fue responsable en parte, cuando los precios aún estaban altos y el trabajo no escaseaba. Muchos migraron a las tierras más fértiles, mientras que los vecinos de paí­ses más pobres también vieron en Costa de Marfil una oportunidad para mejorar sus vidas. Todo cambió en los años 90, cuando el precio comenzó a caer y el cultivo se volvió menos rentable. Los conflictos por la tierra se recrudecieron, unidos a los enfrentamientos entre diferentes etnias y nacionalidades. Un caldo de cultivo que comenzó a hervir tras la muerte en 1993 de Félix Houphouí«t-Boigny, quien habí­a gobernado durante 33 años, y la celebración de las primeras elecciones democráticas.

mapa_negro_cacao

La lucha armada comenzarí­a en 2002, siempre con la propiedad de la tierra como transfondo y muy especialmente los tí­tulos de las plantaciones de cacao. Los combates pararí­an en 2004, pero el conflicto volverí­a a abrirse en 2010. La cruenta matanza de Duékoué en marzo de 2011, en la que fueron asesinadas unas 800 personas, ha sido relacionada con la propiedad de las fincas de cacao.

—————————————————————

Este texto es un pequeño extracto de nuestro último Informe de Combate centrado en el cacao. Para poder acceder a los Informes de Combate que publicamos una vez al mes tienes que convertirte en mecenas. Puedes hacerlo a partir de tan sólo 5 euros al año y ayudarnos así­ a seguir investigando.