¿Deberí­a la moda ética promover también nuevos patrones de belleza?

Durante los últimos dí­as, un anuncio de Desigual en el que se veí­a a una delgadí­sima chica con, al parecer, tales deseos de ser madre que pincha un condón con una aguja, ha desatado la ira en las redes sociales. El anuncio nos ha recordado la fuerza que tienen las marcas para determinar tanto los patrones sociales como los de belleza – aunque estos segundos se pueden considerar una consecuencia de lo primero – y lo peligroso que es jugar con eso.

Como apunta Asier Albistur en su post “Una marca no tan Desigual como pretende”, lo que ha molestado a muchos al ver el anuncio es que durante mucho tiempo Desigual habí­a optado por un mensaje diferente. Un mensaje en el que las mujeres eran independientes, seguras de sí­ mismas y con tendencias sexuales diversas. No obstante, remarca Albistur, Desigual no se atrevió a tocar los estándares de belleza de niñas escuálidas que cada vez inundan más las publicidad.

Durante años, décadas ya, numerosos movimientos han llamado a repensar el impacto que estos patrones de belleza suponen en mujeres de todo el mundo. Algunas marcas y pasarelas de moda se comprometieron a no aceptar modelos demasiado delgadas. Pero la última campaña de Berskha – que salió más o menos al mismo tiempo que la de Desigual pero que ha dado mucho menos de qué hablar – demuestra que no se ha avanzado mucho.

BmQX1MRCEAA0R0w

Ya lo decí­a aquí­ Jean Kilbourne, una activista que lucha contra la imagen estereotipada de las mujeres en la publicidad: en los últimos 40 años, la situación ha ido a peor.

Y ya no afecta sólo a las mujeres. Aunque los cánones masculinos siguen sin ser tan exigentes, el cambio que se ha dado en la publicidad y el cine a la imagen del hombre ha sido radical. Los abdominales y los bí­ceps han pasado a ser el principal reclamo y cada vez vemos más a menudo a hombres ligeros de ropa.

Pero esto no es nuevo y, salvo algunas excepciones, la industria tradicional no ha dado muestras de querer cambiar sus patrones de belleza. Pero ¿y qué ocurre con la moda ética? ¿qué papel juega en todo esto? En un principio, la moda ética es aquella que asegura una serie de estándares mí­nimos en el respeto al medioambiente y a los derechos de los trabajadores implicados en la cadena de producción. Han supuesto un manera diferente de hacer las formas, sobre todo en cuanto a la fabricación de los productos. Sin embargo, el camino recorrido hasta el momento en cuanto a estándares de belleza es, en general, mucho más tí­mido. Muchas de ellas han abrazado el lema “se puede ser ético/a sin renunciar a estar guapo/a” y siguen poniendo las/los mismas/mismos modelos para promocionar sus productos. Un ejemplo es este de Goodone, una marca bastante conocida en Reino Unido.

goodone

Pero basta con darse una vuelta por las páginas webs de algunas de las principales marcas de ropa ética para ver que en general esta es la tendencia. Y es cierto que no son iguales y la mayorí­a no cosifica los cuerpos de mujeres y hombres de la misma manera que lo hace la industria tradicional. Pero tampoco son transgresoras ni rompen con las convenciones.  ¿No deberí­amos pedirles también eso?