El textil, nuevo Informe de Combate

imagen_informe_TEXTIL

En una sociedad de consumo, tanto tienes, tanto vales, la apariencia, comenzando por la ropa, el calzado y los complementos, apuntan nuestra identidad. Gracias a los vaivenes de la moda, la falda o las botas de este invierno no sirven para el que viene, y para los que no se animen, las rebajas suponen la ocasión perfecta para ejercitar el consumismo sin remordimientos en el bolsillo. Pero, como ya hemos comentado varias veces en este blog, los costes que no abona nuestro bolsillo, alguien habrá de pagarlos al otro lado de la cadena de producción. Y, en el sector textil, son los trabajadores de los talleres de costura y confección los que pagan la mayor parte.

En el mundo actual de la globalización y del auge de los mercados oligopólicos y de las corporaciones multinacionales como actores protagonistas del sistema económico y social, los grandes holdings verticales -esto es, los grupos empresariales que encadenaban los diferentes momentos de la cadena de producción- han ido evolucionando hacia firmas que conservan para sí­ sólo las actividades más rentables de cada sector, y externalizan todo lo demás a través de densas redes de subcontratas. Si esto es así­ en toda la economí­a, el textil es uno de los sectores en los que ha sucedido de manera más generalizada y visible. Muchas grandes firmas no poseen un solo taller de costura: las marcas se han especializado en el diseño y la distribución, y la confección se deja a empresas subcontratadas que tienen su base en paí­ses con costes laborales muy bajos. Se quedan con lo más lucrativo del negocio, que es la distribución; limitan su intervención en la cadena de producción y al mismo tiempo se internacionalizan, hasta crear grupos de distribución textil cada vez mayores y presentes en las calles de todo el mundo globalizado.

En el informe repasamos esta realidad, pero también el impacto medioambiental del textil, los principales centros de producción o las alternativas, que en este caso son numerosas, para consumir de forma más responsable.

Los Informes de Combate son fichas sobre productos que realizamos mensualmente en exclusiva para nuestros mecenas donde analizamos el impacto social y medioambiental de la cadena de producción de diferentes sectores. Si quieres recibir estos Informes de Combate, te animamos a que te informes de cómo suscribirte y a que nos ayudes a seguir investigando de dónde procede lo que consumimos.