Los 12 compuestos quí­micos más peligrosos en los cosméticos

La cosmética es uno de los sectores que mayor auge ha vivido durante las últimas décadas. Los cosméticos más antiguos se crearon hace miles de años, aunque ligados a ritos religiosos y reservados a chamanes o sacerdotisas. Las primeras decoraciones del cuerpo utilizadas por la población civil fueron probablemente los tatuajes, de los que se han encontrado indicios de su uso ya en el año 6.000 antes de Cristo. Las primeras evidencias de cosméticos similares a los que conocemos ahora se han hallado en el pueblo egipcio hacia el año 4.000 antes de Cristo. La mayorí­a tení­a procedencia animal o vegetal, aunque también se utilizaban algunos productos minerales, en ocasiones altamente tóxicos, como el mercurio.

Entre los siglos XVI al XVIII, se produjo un gran desarrollo de los cosméticos y se introdujeron numerosos productos nuevos, aún fabricados principalmente a base de plantas. Pero fue a partir de principios del siglo XX cuando los cosméticos se popularizarí­an, hasta convertirse hoy en un producto casi imprescindible en la mayorí­a de los hogares.

Hoy en dí­a, los cosméticos han vuelto a incorporar los compuestos quí­micos dentro de sus fórmulas y se utilizan miles de estos compuestos a los que se le atribuyen multitud de propiedades. Sin embargo, varios cientificos y organizaciones han levantado la voz de alerta sobre el impacto de estos compuestos. Así­,  según la activista y especialista en quí­micos Annie Leonard, menos del 20 por ciento de los quí­micos utilizados en los productos de belleza en Estados Unidos han sido analizados.  Por su parte, el cientí­fico y activista David Suzuki ha catalogado 12 de ellos por considerarlos los más peligrosos. Son los siguientes:

1. Lauril Sulfato de Sodio. Se utiliza en jabones y champús por sus propiedades para producir espuma. Suzuki lo desaconseja porque puede contener 1,4-dioxano, un compuesto que se sospecha que es cancerí­geno.

2. Triclosán. Muy usado en cosméticos por sus propiedades antibacterianas y funguicidas. Es habitual en jabones, pastas de dientes y desodorantes. Se sospecha que interfiere con las funciones hormonales y Europa lo ha declarado “muy tóxico” para los organismos acuáticos.

3. Formaldehí­dos. Es la base de lo que se conoce generalmente como formol. Su uso ha sido relacionado por varios estudios con la aparición de cánceres. Se utilizan como conservantes para los cosméticos. Varios estudios lo han conectaco además con irritaciones, asma y problemas reproductivos.

4. Parabenos. Se utilizan por su efectividad como conservante y por sus propiedades bactericidas y fungicidas. Hay mucha controversia sobre su uso desde que un estudio encontrara parabenos en un alto porcentaje de mujeres con cáncer de mama. La mayor parte de asociaciones cientí­ficas consideran que los parabenos son seguros, aunque su efecto a largo plazo está poco estudiado.

5. Compuestos de Polietilenglicol (PEG). Son frecuentes en cosméticos en crema por la textura que le aportan. Al igual que el Lauril Sulfato de Sodio, puede contener 1,4-dioxano. Generalmente se pueden identificar por los sufijos “etil” o “glicol”.

6. Butilhidroxianisol (BHA) y Butilhidroxitolueno (BHT). Son antioxidantes sintéticos. Según la Unión Europea, puede provocar reacciones alérgicas, son posibles cangerí­genos y se sospecha que puedan actuar como perturbadores endocrinos o tener efectos inmunológicos y causar hiperactividad.

7. P-fenilendiamina. Se utiliza fundamentalmente en tintes permanentes y también en algunos tipos de maquillaje. Se sospecha que puede causar cáncer. Se puede encontrar con varios nombres en las etiquetas. Uno de los más comunes es C.I. 76060.

8. Dietanolamina. Son quí­micos utilizados para hacer los productos más cremosos o espumosos. La DEA, como se abrevia a menudo en las etiquetas, es un compuesto irritante para la piel y los ojos. Puede además reaccionar con los nitritos y convertirse en cancerí­geno.

9. Ftalato de Dibutilo. Usado principalmente en productos para uñas y en perfumes. La Unión Europea considera que es un potencial disruptor hormonal. Además, experimentos de laboratorio han demostrado que, aunque no es un cancerí­geno por sí­ mismo, puede aumentar la capacidad de otros quí­micos de causar mutaciones genéticas.

10. Siloxanos. Se añaden a los cosméticos para hacerlos más cremosos y agradable al tacto. Hay varios tipos, principalmente ciclotetrasiloxano, ciclopentasiloxano, ciclohexasiloxano y ciclomethicono. Sus efectos pueden variar, desde afectar a las funciones hormonales en el ser humano a causar infertilidad.

11. Perfumes: Se usan unos 3.000 quí­micos diferentes como fragancias. Uno de sus principales problemas es que no se especifica el tipo de quí­mico utilizado y muchos de ellos pueden provocar alergias, migrañas o asma.

12. Petrolatum: es un derivado del petróleo. Puede contener hidrocarburos aromáticos policí­clicos (HAP o PAH en inglés). Hay diferentes tipo de HAP y algunos de ellos han sido declarados cancerí­genos. La exposición a este tipo de compuestos durante el embarazo está además relacionada a un menor desarrollo intelectual y a la aparición de asma en el niño.

Este artí­culo forma parte de nuestro último Informe de Combate que analiza la industria de los cosméticos.Los Informes de Combate son fichas sobre productos que realizamos mensualmente en exclusiva para nuestros mecenas donde analizamos el impacto social y medioambiental de la cadena de producción de diferentes sectores. Si quieres recibir estos Informes de Combate, te animamos a que te informes de cómo suscribirte y a que nos ayudes a seguir investigando de dónde procede lo que consumimos.

18 comentarios en “Los 12 compuestos quí­micos más peligrosos en los cosméticos”

  1. Por favor, “quí­micos” no, “productos quí­micos”. “Quí­micos” es un calco del inglés “chemicals”, pero en español se traduce como “productos quí­micos”. Los quí­micos son los señores que se dedican a la quí­mica, y no creo que quepan en un tarro de crema.

      1. En esas definiciones de la RAE, en ningún momento admiten el uso de la palabra “quí­mico” para aludir a “producto quí­mico”.
        Por otro lado, y en rigor, todo lo que existe, contiene “productos quí­micos”,… hasta la cosmética vegana (si es que existe).

  2. Recomiendo hacer jabón en casa (como hací­an las abuelas), sin mí¡s ingredientes que los estrictamente necesarios. Yo hace tiempo que lo hago para su uso en la ducha y me va genial.

    1. Una pregunta que artículos científicos y comprobados avalan sus comentarios, muchas sustancias son alérgenos pero depende también del individuo y sus sistema inmunológico. Quiero saber su fundamento de dónde sacan toda esa información

  3. Me gusta este artí­culo ya que soy consciente desde hace tiempo de los “ingredientes negativos” para nuestra salud, perfumes y demí¡s, que se relacionan muy directamente con picores, alergias y pieles atópicas. Los productos comerciales me hacen daño por muchos de estos componentes y siempre que puedo intento evitarlos. El jabón de la ducha es para mí­ el artesano, el natural, nada de gel comercial. Como ademí¡s me apasiona este tema, he asistido a un curso de jabones y de plantas naturales, y cuando mi economí­a me lo permita, espero algún dí­a hacer mis propias cremas y jabones. También soy partidaria de no usar ni detergentes de lavadora ni suavizantes, usar también un jabón natural.Animo a todo el mundo a hacer lo mismo. Saludos.

  4. Pingback: ¿Sabías que tu crema solar está contaminando el mar? | Carro de combate

  5. Pingback: 12 productos químicos peligrosos presentes en los cosméticos | CONSPIRACION

  6. Estoy de acuerdo en cierto modo con el artículo. Excepto en el caso del SLS (Lauril Sulfato Sódico) y los Parabenos distintos que hay. Pues, en ambos casos, es solo un mito que puedan ser cancerígenos.

  7. Siempre que leo articulos así, me exclamo por la credulidad de aquellos paranoicos que siguen convencidos de la conspiración mundial para envenenarlos.
    ¿Petrolatum? Se llama vulgarmente vaselina, se usa el grado medicinal para estas aplicaciones y es inocua. Por supuesto, no tiene compuestos aromáticos policiclicos.
    Los jabones clásicos son muy fáciles de hacer en casa. Y permiten reciclar los acetites de cocina usados. Ahora bien, cualquiera que piense que son mejores que los surfactantes modernos, que se lo haga mirar: son mucho más agresivos contra la piel al tener un carácter fuertemente alcalino y casi caústico. Y si se hacen en casa y con aceites recuperados, vaya usted a saber si no saldra a la calle oliendo a pescado refrito.
    La DEA tiene una cierta mala fama, pero sólo es un riesgo en determinadas circunstancias. A pesar de ello, se ha eliminado de muchisimas formulas, y en sus geles raramente la encontraran sino es en forma de cocoamida DEA. En esta forma, la DEA no puede reaccionar con nitritos y no es peligrosa.
    Hay muchos productos sospechosos de ser disruptores endocrinos…por el simple hecho de que pocos, poquisimos han sido identificados con certeza. En caso de duda, se los etiqueta como disruptores y sólo si se verifican inocuos, se les quita esta etiqueta.
    Me pregunto si detras de estas cosas no habrán muchos vendedores de aceite de serpiente…

  8. cualquier persona con un poco de sentido comun sabe que los productos con quimicos son mas dañinos para el cuerpo que los productos naturales.

  9. Recomiendo que dejen lo temperamental . Nos advierten que los fabricantes ricos para que no se les dañen sus productos en los tiempos de espera para wue tu lo compres en supermercados ,almacenes ….
    utilizan químicos que nos enferman y nos están matando :millones muren al año por éstos químicos. Las carnes ,los jabones ,enlatados ,cremas de belleza, todo . Menos los qproductos orgánicos y naturales estas fábricas también han conos minado el aire y el medio ambiente todo por dinero . Reacciomemos. (Los plásticas bolsas,envases….mercurio ,albesto, benceno. …..)

  10. Buenas tardes me pueden ayudar con usos o aplicaciones en cosméticos de los compuestos orgánicos con ejemplos. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba