Camboya, un paradigma de las expropiaciones forzosas

uzsFr0qrQNokHMnebLAu

En este blog, hemos hablado en numerosas ocasiones de la gravedad de las expropiaciones forzosas que durante los últimos años se han acelerado vertiginosamente, principalmente en paí­ses pobres de Asia, ífrica y Latinoamérica. Confiscar la tierra a las comunidades locales para dársela a empresas o inversores se ha convertido en una práctica frecuente de la que hay pocos datos concretos y cuyo alcance no se conoce en profundidad,  pero que FAO ha descrito como un «fenómeno global» que ha emergido recientemente. Sin embargo, sí­ que hay algunos paí­ses en los que el alcance es tan grande que pueden suponer un buen punto de partida para profundizar en este estudio.

Uno de esos paí­ses es Camboya. Se calcula que durante los últimos 14 años unas 770.000 personas, aproximadamente el 6 por ciento de la población total, se han visto afectadas por las expropiaciones ilegales. El impacto es tal que un bufete de abogados de Londres, Global Diligence, ha presentado una petición a la Corte Penal Internacional para que se investigue el caso por ser un posible crimen contra la humanidad. Si el caso es aceptado por el tribunal, puede suponer un precedente legal importante que puede servir a comunidades de medio mundo a frenar las apropiaciones ilegales.

En Carro de Combate ya conocimos a algunas de las familias que han sido expropiadas por empresas azucareras cuando escribimos Amarga Dulzura. Pero ahora queremos profundizar en este estudio, visitando otras comunidades y conociendo a aquellos que están luchando por recuperar sus derechos. Para poder hacerlo, hemos recurrido a la plataforma de periodismo colaborativo Contributoria, un proyecto impulsado por el periódico inglés The Guardian. En esta plataforma, son los propios lectores los que deciden a través de sus votos qué artí­culos van a ser financiados. Por ello, para poder conseguir la financiación suficiente para hacer este proyecto necesitamos vuestros votos. Para votar sólo es necesario registrarse. Es fácil, rápido y gratis. Si conseguimos llegar al número de votos, escribiremos primero una versión inglés para la web de Contributoria, pero luego lo traduciremos aquí­ en español para que todos lo podáis leer.

Si nos queréis apoyar, podéis votarnos aquí­.

¡Muchas gracias, como siempre, por vuestro apoyo!