EJAtlas, un valioso recurso para denunciar las injusticias ambientales

En Carro de Combate colaboramos con el Atlas de Justicia Medioambiental

¿Sería posible mapear la destrucción ambiental que está sufriendo el planeta? ¿y la de los conflictos sociales y laborales que provoca? Es sin duda una tarea complicada, dada la magnitud del problema, pero en ello trabajan desde hace unos años en el EJAtlas (Environmental Justice Atlas), un proyecto dirigido por el Instituto de Ciencias Ambientales y Tecnología (ICTA), de la Universidad de Barcelona (cuenta con el apoyo de organizaciones como el Acknowlej.org ) que tiene como objetivo poner el foco en esos pequeños -o grandes- conflictos que a menudo pasan desapercibidos.

El EJAtlas es una herramienta colaborativa, en la que participan investigadores, activistas medioambientales y periodistas y que tiene como objetivo crear un mapa lo más real y actualizado posible de estos conflictos poniendo el foco en la movilización y respuesta de las comunidades afectadas. Un trabajo muy necesario con el que estamos colaborando desde Carro de Combate, documentando casos del Sudeste Asiático y algunos países africanos.

Pero la idea es no sólo situar y detallar los conflictos sino ponerlos en relación, ver qué instituciones los financian y qué grandes compañías internacionales -los nombres se repiten una y otra vez- están detrás de ellos, operando directamente o a través de empresas interpuestas.

En este sentido, el último gran trabajo del EjAtlas ha sido el proyecto ‘Esto no Vale. Operaciones de Vale S.A. y conflictos socioambientales’, en el que ponen de relieve los conflictos causados por los proyectos mineros y de infraestructuras de la empresa Vale SA, a raíz de la tragedia de Brumadiho, en Brasil. Allí, el pasado mes de enero la ruptura de la presas de contención de residuos de la mina Corrego de Feijao provocó la muerte a centenares de personas -las últimas estimaciones hablaban de 165 fallecidos-, y dejó un panorama desolador, contaminando las aguas y dejando sin formas de vida a miles de personas. Una tragedia que vino a sumarse a lo sucedido tan solo tres años antes en Mariana, en lo que se considera el desastre medioambiental más grande del país, cuando la rotura de otra presa de la misma empresa provocó el escape de toneladas de residuos que recorrieron más de 600 kilómetros hasta llegar al mar, contaminándolo todo a su paso.

Todo apunta a que en estos tres años la empresa no ha hecho nada por mejorar la seguridad, con la complacencia del gobierno brasileño. Tras una profunda investigación, The New York Times señalaba  que la catástrofe “no fue una sorpresa. (..) Durante años se ignoraron las señales de advertencia”.

El mapa que ofrece el EJAtlas muestra, además, que no se trata de un caso aislado, ni muchos menos esporádico. Chile, Argentina, Canadá, India, China, Indonesia o Mozambique son algunos de los países donde se han registrado conflictos medioambientales causados por esta empresa nacida en 1947, precisamente en el Estado de Minas Gerais, donde han tenido lugar las dos catástrofes mencionadas.

La minería es, sin duda, responsable de una gran variedad de impactos socioambientales en todo el mundo y, a ello se suma además la impunidad de la que gozan las grandes corporaciones, siempre bajo el mantra de su contribución al crecimiento económico. Una contribución sobre la que cada día pesan más dudas, pues la economía extractivista ha terminado por acentuar la dependencia de las exportaciones primarias, sin apenas procesar, que destruyen el medioambiente en origen y no terminan de generar los beneficios prometidos para la población.

Por todo ello, como decíamos más arriba, lo más interesante de estos mapas es que además de presentar gráficamente el estado de la cuestión de cada conflicto de forma muy actualizada, ofrece detalles sobre los actores implicados (compañías, holdings, estados..) y aporta la visión de las comunidades afectadas, resaltando cuál ha sido la su reacción y la movilización social conseguida, en caso de que se haya producido.

Al mismo tiempo, ofrecen enlaces, documentación e imágenes así como una relación de los impactos de cada uno de los proyectos en las zonas afectadas.

Los mapas se pueden generar por país o por tipo de conflicto (minero, acaparamiento de tierras, represas, desarrollo urbano, monocultivos…) y es un valiosísimo recurso para acercarse, casi de primera mano, a la realidad de un mundo donde los recursos naturales siguen marcando las vidas de muchas personas.