La leche, nuevo Informe de Combate

informe_leche

El ser humano es el único animal que bebe leche durante su edad adulta. Su consumo apareció de la mano de la domesticación de animales, durante la revolución neolí­tica hace unos 10.000 años. Con el tiempo, el consumo de leche ha ido evolucionando y, en la actualidad, además de ser muy popular en su forma lí­quida, es utilizada para elaborar una multitud de productos, tras sufrir diversos procesos de fermentación, cocción o ya sea cuajada, fermentada o cocinada.

Durante los últimos años ha habido mucha polémica sobre el consumo de leche. Mientras unos movimientos y estudios defienden que la leche, al menos la lí­quida, no deberí­a ser consumida por las dificultades de asimilación que entraña para el aparato digestivo, numerosas campañas han llamado al incremento en su ingesta para beneficiarse fundamentalmente de su alta presencia en calcio.

Pero la polémica no acaba ahí­. Las granjas lecheras son altamente contaminantes y varios grupos ecologistas han denunciado el maltrato al que son sometidas las vacas, que tienen que soportar altos niveles de estrés para producir la cantidad de leches y de terneros que la rentabilidad económica requieren. Esto pone a los animales en riesgo de contraer enfermedades, como la mastitis, que puede ocasionar su muerte. En este Informe de Combate analizamos además la difí­cil posición de los agricultores, que tienen que lidiar con las fluctuaciones de precios y con un sector de la distribución que fuerza los precios a la baja. Y como suele ser habitual, hablamos también de las alternativas, desde leches ecológicas a otros productos sustitutivos.

Los Informes de Combate son fichas sobre productos que realizamos mensualmente en exclusiva para nuestros mecenas donde analizamos el impacto social y medioambiental de la cadena de producción de diferentes sectores. Si quieres recibir estos Informes de Combate, te animamos a que te informes de cómo suscribirte y a que nos ayudes a seguir investigando de dónde procede lo que consumimos.