¿Sabes cuánto tarda en descomponerse tu basura?

Agosto ya está aquí y nosotras estamos a punto de echar el freno para descansar un poco estos días. Pero no podemos irnos sin dejaros antes nuestra selección de links asociada a nuestra Agenda de Consumo Responsable. En agosto nos centramos en los plásticos, algo de lo que ya hemos estado hablando mucho durante los dos últimos meses, gracias a iniciativas como la Semana de Boicot del Plástico, o el Julio Sin Plásticos.

Este mes reflexionamos sobre cuánto tarda en descomponerse algunas de las cosas que puedes encontrar en tu basura – en algunos casos es una estimación porque no hay que olvidar que los plásticos llegaron de forma masiva a nuestras vidas hace sólo medio siglo y la mayoría no ha tenido aún tiempo de degradarse – y os damos además ocho pequeños consejos para reducir el consumo de plástico en el día a día.

Ya os hemos dados links en varias ocasiones con consejos para reducir vuestro consumo de plástico y os hemos recomendado visitar proyectos como el de Vivir Sin Plástico, pero si estáis empezando y necesitáis unos consejos básicos os los damos este mes:

  • Usar una botella de vidrio o metal y rellenarla. Evitar beber agua embotellada
  • Lleva siempre contigo una bolsa de tela
  • Compra a granel y en mercado locales (Ahora cada vez más los supermercados están aceptando también que utilicemos nuestras propias bolsas y tuppers)
  • Utiliza jabón y champú en pastilla
  • Conserva la comida en wraps reutilizables o tuppers. Nada de plástico o aluminio
  • Usa compresas de tela o la copa menstrual
  • Sustituye las maquinillas de plástico por una de acero (con hojas intercambiables)
  • Cuando salgas de casa, lleva tus reutilizables y desecha los desechables

Uno de los temas controvertidos surgidos últimamente con respecto al uso de plástico, se refiere a sus posibles sustitutos, ya que algunos han apuntado a que ni el papel ni el algodón, las alternativas más comunes, son realmente mejores medioambientalmente. Hay todavía mucha polémica al respecto y pocas respuestas claras. Por ejemplo, durante los últimos meses varios medios se han hecho eco de un estudio del gobierno de Dinamarca que aseguraba que utilizar bolsas de plásticos desechables era menos contaminante que una bolsa de algodón orgánico. Sin embargo, el estudio no tenía en cuenta el impacto del plástico cuando llega al mar y además presuponía que en todo casos las bolsas utilizadas para la compra iban a tener un fin de vida, en el que primero serían utilizadas idealmente como bolsa de basura y después incinerada.

También hay polémica con las bolsas de papel, porque aunque dejan menos residuo, su proceso de fabricación también tiene un alto impacto, por lo que, como ya hemos dicho en muchas ocasiones es mejor evitar simplemente los desechables. Queremos escribir sobre este tema pronto, pero mientras tanto, os dejamos con un par de recomendaciones:

¡Que pases un feliz agosto!