Nueva investigación: seguimos el rastro de la soja procedente de Brasil para piensos porcinos en España

Una nueva investigación ha mapeado la cadena de suministro que conecta algunas de las grandes marcas de porcino en España con soja con un alto riesgo de deforestación en las regiones brasileñas de la Amazonía y El Cerrado. El informe ‘Engordados con deforestación’ ha seguido el rastro de las principales empresas cárnicas y de pienso en España con las grandes distribuidoras de materias primas, Cargill y Bunge, y sus importaciones de soja desde Brasil. 

La legislación europea propuesta, que se espera que se apruebe este año, prohibirá la entrada en Europa de ciertas materias primas que puedan estar relacionadas con deforestación. Sin embargo, no va a prevenir las importaciones de soja ligadas a la destrucción de El Cerrado – una de las sabanas más importantes a nivel global por su biodiversidad – porque la legislación se limita a los bosques tropicales. Al mismo tiempo, la presión sobre El Cerrado ha aumentado durante los últimos años, y ha crecido aún más después de que la guerra en Ucrania haya afectado a las cadenas de suministro de la industria de los piensos llevando a España a mirar hacia América para buscar suministros alternativos. 

En Carro de Combate hemos analizado datos de puertos y aduanas y entrevistado a más de 100 personas que trabajan dentro de la industria, además de mapear las exportaciones desde los puertos brasileños, a través de los grandes intermediarios de materias primas, los productores de pienso animal y las granjas porcinas hasta las estanterías de los supermercados. 

Algunos datos clave:

  • España es el segundo mayor productor de pienso de Europa. En 2020, dos tercios de los 3,5 millones de toneladas de habas de soja importadas en España procedían de Brasil, de las cuales un 87% fue utilizada en la producción de pienso. 
  • La soja es enviada a España desde los puertos brasileños de Vila do Conde e Itaqui, situados cerca de la Amazonía, y desde Itabuna, desde donde se comercia la soja producida en El Cerrado. Según CESFAC, la patronal del pienso en España, un 41% de la soja importada desde Brasil procede de El Cerrado y un 31% desde la Amazonía. 
  • La deforestación en El Cerrado crece cada año y fue un 8% mayor en 2021 que en 2020. Desde 1970, la mitad de la sabana ha desaparecido. 
  • Las multinacionales Cargill y Bunge son los principales importadores de soja en España, con un 59% de las importaciones desde Brasil en 2018. Una investigación reciente reveló que Cargill y Bunge sólo habían implementado medidas parciales para reducir la deforestación y que incluso las áreas prioritarias en las acciones de las empresas experimentaron un incremento de un 34% de deforestación entre 2018 y 2020.
  • La soja brasileña llega a los puertos españoles, incluyendo el de Barcelona, Cartagena y Bilbao, donde es procesada por Cargill y Bunge antes de ser vendida a productores de pienso como Nanta, Piensos Sol, Cefusa (parte del Grupo Fuertes – El Pozo), Bonàrea o Vall Companys. 
  • Algunas empresas cárnicas fabrican su propio pienso animal para usarlo en su producción de carne, incluyendo Nanta (que produce porcino a través de Inga Foods), el Grupo Fuertos (propietaria de El Pozo), el Grupo Alimentario Guissona (al que pertenecen las tiendas BonÀrea) y Vall Companys (que hace Patel y suministra a Campofrío). Otras empresas, como Campofrío (que además de la marca Campofrío, es dueña de Navidul y Revilla), no tienen producción de piensos. 

La investigación también ha encontrado que varias empresas cárnicas conectadas con la soja de El Cerrado se benefician de fondos europeos diseñados, al menos en parte, a promover una agricultura más sostenible, y a la reducción de emisiones en el sector agroalimentario. Por ejemplo, 21 empresas, incluyendo Campofrío, Vall Companys y el Grupo Fuertes, han presentado un proyecto a los fondos de recuperación europeos por valor de más de 5000 millones de euros para transformar el sector cárnico incluyendo una mejora en la sostenibilidad y la reducción de emisiones.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático estima que la agricultura es directamente responsable por hasta un 8,5% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, a lo que se suma un 14,5% adicional resultante de los cambios de uso de la tierra causados por la destrucción de los bosques y otros ecosistemas importantes por la expansión agrícola. 

El Cerrado – una extensa sabana tropical – alberga un 5% del total de especies en el mundo, es un importante sumidero de carbono, y es fuente de 8 de los 12 ríos brasileños. Y sin embargo está siendo destruido a una tasa mayor que la de la Amazonía y podría colapsar en 30 años si la agricultura continúa su expansión a la misma velocidad.  

La industria del porcino en España tuvo una facturación superior a 15.000 millones de euros en 2018. Más de 53 millones de cerdos fueron engordados en más de 86.000 granjas – la mayoría de ellas intensivas – utilizando 4,5 millones de soja en 2019. La industria española de piensos mantiene que el 71% de la soja importada en España es de “bajo riesgo de deforestación” incluso si su propia encuentra admite que la mitad de los productores de pienso no tienen información sobre la sostenibilidad de la soja que utilizan.  

Puedes descargarte el informe completo aquí. Y el resumen ejecutivo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba