Las cuentas de Carro de Combate en 2017

El año 2017 parece lejano ya, pero aún no lo habíamos cerrado oficialmente publicando, como llevamos haciendo varios años ya, las cuentas de Carro de Combate durante esos 365 días. El último año y medio ha sido complicado para nosotras y apenas hemos tenido tiempo para escribir un post como este para informaros de algo que nos parece tan básico para la transparencia como son nuestras cuentas.

Como ya hemos repetido en numerosas ocasiones, Carro de Combate es posible gracias a la voluntad de sus autoras, ya que aún no hemos conseguido la estabilidad económica suficiente para pagar salarios ni retribución alguna por el trabajo que hacemos. En 2017 fue más cierto que nunca, puesto que no lanzamos ningún crowdfunding asociado a ningún proyecto – seguíamos inmersas en la investigación sobre el aceite de palma – y nuestros ingresos fueron menores. Sin embargo, el proyecto siguió creciendo y las tareas de gestión se incrementaron, lo que complicó aún más que pudiéramos centrarnos en escribir. Es algo que esperamos poder solucionar en breve y conseguir los fondos para remunerar a alguien que haga las tareas de gestión, porque si no, es probable que este proyecto tenga que morir.

En 2017, nuestros mecenas nos aportaron 5582 euros para poder realizar nuestras labores de investigación. Nuestros gastos fueron, sin embargo, más elevados, aunque esto fue posible a que no habíamos utilizado todos los fondos recaudados en 2016. Así, el total de gastos ascendió a 7.672,2 euros. Al igual que el año pasado, la mayor parte, 6.320,6 euros, correspondieron a los gastos relacionados con la investigación sobre aceite de palma, ya que en 2017 seguimos viajando para terminar de documentar esta industria, así como a los pagos de los billetes para que Laura y Nazaret pudieran viajar a España para hacer la presentación del proyecto que hicimos en septiembre en 2017. El hosting y la url, por su parte, supusieron un gasto de 123,29 euros el año pasado, mientras que las tareas de gestión y otros pequeños gastos supusieron otros 235 euros.

Han sido seis años ya de laborioso recorrido y nos gustaría esto que hemos ido construyendo no terminara nunca. Sin embargo, no siempre somos capaces de liberar el tiempo necesario para las investigaciones – si no podemos remunerar el trabajo que hacemos aquí tenemos que trabajar en otros sitios para sobrevivir – ni podemos conseguir los fondos necesarios para realizar el trabajo de campo. Somos, sin embargo, optimistas y tenemos muchos planes de futuro. Queremos investigar más a fondo la industria de la soja, recuperar los Informes de Combate, esas fichas sectoriales que muchos nos habéis pedido que vuelvan – y que nos encanta hacer, pero que suponen mucho tiempo de investigación -, o terminar el análisis que iniciamos sobre el pescado.

Y estamos preparando muchas ideas para hacer todo esto posible. Tras las vacaciones de verano os contaremos más. Pero si, mientras, nos queréis ayudar a que podamos seguir liberando tiempo para preparar todo esto, puedes hacerte desde ya mecenas de Carro de Combate a partir de 15 euros al año. A partir de 30 euros te mandaremos además a casa una copia de La dictadura de los supermercados de Nazaret Castro o de Los tomates de verdad son feos, de Manuel Bruscas y Alejandra Zúñiga Cárdenas. Recuerda, además que si te haces mecenas de Carro de Combate hasta el próximo 23 de julio, entrarás en el sorteo de 3 copias del libro Tu consumo puede cambiar el mundo de Brenda Chávez, que, como ya sabéis, se acaba de subir al carro, lo que nos hace muchísima ilusión. Además, a todos los nuevos mecenas les mandaremos, como siempre, los pdf de nuestros libros sobre el azúcar y la palma, así como los Informes de Combate que hemos hecho hasta el momento. O sea, lecturas para todo el verano. ¡Hazte con ellas antes de irte de vacaciones!