Presentamos un nuevo informe sobre los comedores escolares en España

El nuevo curso está a punto de comenzar en España y miles de alumnos y alumnas volverán a las clases. Y muchos de ellos/as se quedaran al mediodía para realizar su principal comida en algunos de los miles de comedores escolares que hay en los colegios de España. Así, un 36,4% de los alumnos de Educación Infantil y el 29,4% de los estudiantes de Primaria fueron usuarios regulares de los comedores escolares. Estas cifras evidencian la importancia de mejorar la alimentación en los centros escolares, ya que los menús que se ofrecen no siempre están a la altura del desafío: a menudo, los expertos dan cuenta de un exceso de frituras y alimentos procesados en los menús, frente a una carencia de frutas, verduras y legumbres.

Por ello, como ya hicimos hace dos años, en Carro de Combate, junto a Del Campo al Cole y SEO, hemos elaborado un nueva radiografía de en el informe ‘Los comedores escolares en España. Del diagnóstico a las propuestas de mejora‘.

Este estudio, que recoge datos del curso 2015-2016, se propone abordar los desafíos que presenta la alimentación en los centros escolares y vincular tales desafíos con el modelo que se está promoviendo desde la legislación, que es competencia de las comunidades autónomas.

Se aprecia en España una tendencia a la generalización del modelo de subcontratación, a menudo a través de la línea fría, por el que empresas abastecen los comedores escolares con platos elaborados en cocinas centrales y distribuidos en bandejas. Así, un 63.6% de los centros utilizan servicios externos de catering, mientras que sólo un sólo un 36,4% tienen cocinas in situ en las nueve comunidades autónomas que aportaron datos para este informe. Además, sólo un 19% de los centros tenía gestión directa, mientras que el 81% era de gestión indirecta, datos en este caso correspondiente a ocho comunidades. El resto de gobiernos autonómicos no proporcionaron la información solicitada.

Este proceso de tercerización va de la mano de un acelerado proceso de privatización y oligopolización, en el que la restauración colectiva en general se está quedando en manos de un grupo de empresas cada vez más reducido. Así, un 58% del mercado de restauración colectiva en los comedores escolares en España está en manos de tan sólo cuatro empresas: Serunion, Compass Group, Aramark y Ausolan -que se reparten un pastel de unos 630 millones de euros al año, si incluimos únicamente la modalidad del catering externo-. En no pocas ocasiones, las legislaciones fomentan la oligopolización del sector -por ejemplo, lanzando a concurso público licitaciones en que la dimensión de los lotes impide la posibilidad de que participen las pequeñas y medianas empresas-. Otro de los criterios más cuestionados por madres y padres es que el precio más bajo sea un criterio para algunas licitaciones, uno de los factores que influyen en la la baja calidad nutricional de los menús escolares.

Este informe analiza en profundidad el caso de cinco autonomías: Madrid, País Vasco, Galicia, Cataluña y Aragón. También se analiza cómo la nueva Ley de Contratación Pública, aprobada en 2017 y en vigor desde marzo de 2018, ha introducido modificaciones importantes en los procesos de licitación, como el principio de mejor relación calidad-precio, la introducción de criterios sociales y medioambientales y la mayor transparencia.

Sin embargo, habrá que esperar la aplicación de esta ley para ver hasta qué punto estas medidas conllevan, en efecto, una mayor diversidad de subcontratistas, una mejora en la calidad alimentaria y una política de compras en los comedores escolares más sostenible social y medioambientalmente.

Por el momento, han surgido en todo el territorio español iniciativas de comedores ecológicos, que devuelven el control de la cocina a la comunidad escolar y que no sólo tienen en cuenta la calidad nutricional de los menús, sino también el impacto social y ambiental de los productos utilizados. Este tipo de iniciativas promueve un circuito de proximidad y aborda el servicio del comedor como parte de una educación integral en torno a la alimentación.

El informe puede descargarse aquí:

PRINCIPALES DATOS DEL INFORME

  • Un 36,4% de los alumnos de Educación Infantil y el 29,4% de los estudiantes de Primaria realizan la principal comida del día en el centro escolar.
  • Sólo un 36,4 por ciento de los centros en nueve comunidades autónomas que nos proporcionaron datos tenían cocinas in situ, mientras que en el 63,6 por ciento de los casos, la comida se lleva preparada por empresas.
  • Sólo en una comunidad de las que ofreció datos, en Galicia, hay más centros con cocinas in situ (333) que dependientes de servicios de catering (103).
  • En el extremo opuesto está Andalucía, donde sólo 107 centros tienen cocinas in situ, frente a 1150 que tienen servicios externos de catering.
  • En cuanto al modelo de gestión, sólo un 19% de los centros tenía gestión directa, mientras que el 81% era de gestión indirecta, datos en este caso correspondiente a ocho comunidades.
  • Al igual que en el apartado anterior, la única comunidad con mayor número de centros de gestión directa, con 302, en comparación a los de gestión indirecta, con 133, es Galicia. Por su parte, destacan tanto Castilla y León como el País Vasco que sólo tienen centros de gestión indirecta.
  • Un 58% del mercado de restauración colectiva en los comedores escolares en España está en manos de tan sólo cuatro empresas: Serunion, Compass Group, Aramark y Ausolan.
  • Los precios máximos en los comedores escolares en España oscilan (dato curso 2015/2016) entre los 3,50 € de La Rioja y los 10,89 € de Navarra; sólo en el caso de la región de Murcia no hay un precio máximo.
  • Al menos 298.066 alumnos recibieron becas de comedor en las doce comunidades que nos proporcionaron cifras, más en Ceuta y Melilla. Comparado con el número total de alumnos que han utilizado los servicios de comedor escolar en esas comunidades, un 32,86% de los alumnos habría recibido algún tipo de bonificación.