San Valentín, ¿estamos regalando realmente amor?

Vuelve San Valentín, el día de los enamorados, esa festividad de origen cristiano que conmemora las buenas obras realizada por san Valentín de Roma, relacionadas con el concepto universal del amor y la afectividad. En la actualidad, otro reclamo para consumir desaforadamente con la excusa del amor romántico, otro concepto que también daría para hablar largo y tendido…

Pero centrándonos en el consumo, la ropa, los bombones y dulces, junto con los planes (cenas, almuerzos, salidas nocturnas, sorpresas diversas, etc.) se han convertido en una obligada expresión del amor.

Nos ha llamado poderosamente la atención esta camiseta de Pull & Bear (Inditex) donde se reivindica que “Nuestra generación va a salvar el planeta” y se apela reducir, reutilizar y reciclar, cuando no es precisamente ninguno de los tres conceptos los que caracteriza al grupo textil que la fabrica si no más bien el “usar y tirar”.

La camiseta en cuestión no es de ningún tejido sostenible, sino de algodón 100%. Para obtener un kilo se necesitan unos 2.000 litros de agua [1]. Además, el algodón convencional ocupa 3% tierras cultivables y usa 25% de pesticidas globales, lo que afecta a las abejas y daña los ecosistemas. Además más del 90% del consumido es transgénico o contaminado [2]2. De hecho, el algodón fue una de las primeras industrias a las que dedicamos uno de nuestros Informes de Combate en los que repasamos de forma gráfica los principales impactos de cada producto.

A Inditex la campaña de vigilancia Salarios Dignos de Ropa Limpia (Clean Clothes) le puntuó con 18 sobre 40 por sus salarios, es decir, que no aprueba. No en vano, al gigante textil le han aparecido escándalos en diversos países que ponen de manifiesto la explotación existente en su fabricación, por ejemplo, en Bangladesh (con muertes), en Brasil, en Marruecos5, en India6, en Argentina, sin mencionar Galicia donde arruinó a muchos talleres de costureras [3]8. También ha usado paraísos fiscales para no pagar impuestos donde produce. ¿Es así como vamos a salvar al planeta o como lo condenamos aún más?

Otro de los regalos frecuentes en el día de hoy son los bombones y los dulces. Regalos que a menudo son mucho menos dulces de lo que parecen, como ya contamos en nuestra investigación sobre la industria del azúcar, que recogimos en el libro ‘Amarga Dulzura. Una historia sobre el origen del azúcar’, en el que contábamos el uso generalizado de condiciones similares a la esclavitud o los importantes impactos medioambientales de esta industria. Las flores tampoco son menos problemáticas, como también hemos contado desde este proyecto, y a menudo viajan miles de kilómetros antes de llegar a nuestras floristerías.

Si nuestra generación va a salvar el planeta, no será con explotación humana, animal o de recursos. Desde Carro de Combate declaramos hoy nuestro amor al planeta, de verdad, respetando sus límites y a todos sus seres, poniendo la sostenibilidad de la vida en el centro, en vez del beneficio sin límites. Eso es sí que es amor universal.

Recuerda que Carro de Combate se financia gracias a sus mecenas. Si nos quieres hacernos un regalo de San Valentín y ayudarnos así a que podamos seguir investigando, puedes hacerte mecenas aquí.

Referencias

[1] El sector del Algodón y la industria textil. Boletín 8. Observatorio de Corporaciones Transnacionales. IDEAS/ Iniciativas de Economía Alternativa y Solidarias. Pag 10.

[2] Tu consumo puede cambiar el mundo. Brenda chávez. Ed. Península. Pag 183.

[3] Inditex: a costa del sudor de las costureras gallegas. 30 de septimbre del 2013. Toni Martínez. La Marea.