Dos meses de la campaña «Por un azúcar menos amargo»

Hoy se cumplen dos meses desde que iniciamos la campaña de micromecenazgo «Por un azúcar menos amargo». Dos meses en los que hemos aprendido muchas cosas sobre cómo funciona este tipo de campañas y sobre cómo queremos que sea nuestra relación con los mecenas. Estamos muy emocionadas porque hemos tenido muy buena acogida y, aunque nuestro objetivo era ambicioso para un proyecto tan joven (ni siquiera hemos cumplido el año), los mecenas se van sumando cada dí­a.

Estos dos primeros meses los hemos dedicado principalmente a la investigación para escribir el libro, en publicitar la campaña y en mejorarla. Además, hemos publicado el primer capí­tulo del libro «Amarga Dulzura» que cualquiera se puede descargar de forma gratuita. El segundo capí­tulo lo colgaremos, como anunciamos, el próximo 15 de marzo. El libro entero, que estará disponible sólo para los mecenas, estará listo el 1 de mayo.

De momento, nuestra investigación nos ha llevado a Camboya, Argentina y España. En los próximos meses trabajaremos al menos en Tailandia y Brasil y, según los fondos disponibles y el tiempo, añadiremos otros posibles destinos.

Como ya dijimos, nuestro compromiso es el de total transparencia sobre los fondos recaudados y su uso. Durante estos dos meses, hemos conseguido 85 apoyos y un total de 855 euros. El importe que se muestra en el contador de la derecha corresponde a las donaciones a través de Paypal, pero otros nos lo han hecho a través de transferencia bancaria o en mano.

Como ya señalamos en un post anterior, hemos aprendido principalmente dos cosas: que muchas personas tienen problemas o reticencias a hacer pagos por internet y que muchos mecenas están dispuestos a patrocinarnos con cantidades más elevadas que los 5 euros que pedí­amos en un primer momento. Con respecto a lo primero,  hemos instaurado la figura del mecenas colectivo para que los mecenas se puedan ayudar entre ellos. Sobre lo segundo, decidimos que lo más justo era elaborar una nueva lista de recompensas e incluir además la posibilidad de obtener una copia en papel del libro «Amarga Dulzura».

Por otra parte, nuestro objetivo es no sólo financiar el libro, sino crear una comunidad permanente a la que podamos ofrecer información más elaborada sobre la procedencia de los productos que consumimos. Por ello, tal y como anunciamos,  una vez terminado el libro, comenzaremos a enviar a los mecenas informes mensuales sobre diferentes sectores que resumirán en dos o tres páginas las claves del producto y las alternativas que existen. El primer informe, que versará precisamente sobre el azúcar, llegará el próximo 18 de febrero y estará disponible en abierto para todo el mundo con el objetivo de que todos puedan ver el tipo de información que vamos a ofrecer durante los próximos meses.

De nuevo os damos las gracias por estar ahí­ y por apoyarnos. Y para aquellos que todaví­a no son nuestros mecenas y quieran aportar su pequeño grano de azúcar, podéis ver aquí­ las formas de hacerlo (paypal, tarjeta de crédito o transferencia) y en la columna de la derecha, el listado de recompensas. Os animamos también a que nos ayudéis con la difusión, porque cuanta más gente sepa lo amargo que puede ser el azúcar, más fácil será devolverle su dulzura.