Capí­tulo introductorio de «Amarga Dulzura»

Una planta egoí­sta

Una constante se repite a lo largo y ancho del planeta, tanto en las plantaciones de azúcar como en las de soja o maí­z: allí­ donde el agronegocio exportador sustituye al pequeño campesino, se multiplica la devastación social y ambiental. Los pequeños cultivos producen más alimentos y dan trabajo a más campesinos; los monocultivos extensivos son, por definición, perjudiciales para la tierra: empobrecen la población microbiana, el contenido de micronutrientes y la capacidad del suelo para retener el agua. Algunos estudios sostienen que rotar los cultivos con leguminosas, aplicar abonos naturales y reducir la maquinaria aumentarí­a la productividad en torno al 20 o 30 por ciento (8).

Si la caña se cultiva normalmente en grandes extensiones de monocultivo, la remolacha suele sembrarse en campos de menores dimensiones; pero ambas plantas tienen varias cosas en común: las dos son voraces en la absorción de nutrientes, las semillas se compran a grandes empresas «“a menudo, transgénicas- y, para conseguir un pleno rendimiento, el agricultor debe aplicar los agroquí­micos que fabrican las mismas empresas.

Los grandes monocultivos de caña o soja se asocian a la pérdida de la diversidad de especies; lo cierto es que, desde la Revolución Verde iniciada a mediados del siglo XX, las especies y variedades menos productivas se han dejado de lado. Apenas un dato: el 90% de las calorí­as que se consumen a nivel mundial proceden de apenas una treintena de variedades (9). Pero los monocultivos de una sola variedad dejan campos enteros inermes frente a las plagas; para evitarlas, se hacen cada vez más necesarios pesticidas y herbicidas cada vez más potentes, que acaban con los microbios, pero que también tienen efectos perjudiciales en la población humana. Y, si la toxicidad de los alimentos que consumimos es cada vez más preocupante, no lo es menos la pérdida de biodiversidad de las especies, que hace a los seres humanos cada vez más vulnerables y pone en entredicho la soberaní­a alimentaria. En muchas regiones del mundo, la privatización de las semillas y las patentes es un debate candente y, para las comunidades campesinas, una batalla definitiva contra un sistema económico que los condena a la marginalidad.

Sigue leyendo

———————————————————————————————–

8. C. Rowe et. al., Late Blight of Potato and Tomato, Universidad del Estado de Ohio, 2009. Cit. por revista Opcions.
9. Cf. World Resources Institute and International Food Policy Research Institute, Pilot analysis of global ecosystems: Agroecosystems, 2000. Citado por la revista Opcions, que dedicó al azúcar su número del verano de 2009.