Las cuentas de Carro de Combate en 2016

Un año más ha pasado y en Carro de Combate seguimos batallando para contaros de dónde procede aquello que consumimos cada día. Y ya van casi cinco. Como muchos sabéis, el año pasado estuvo marcado por nuestra investigación sobre la industria del aceite de palma, en la que todavía estamos inmersas. En estos meses hemos publicado perfiles de la industria en los países que hemos visitado, como Camerún, Colombia o Indonesia, pero también piezas generales sobre el gran impacto medioambiental de esta planta, la polémica de los agrocombustibles o las contradicciones sobre el aceite de palma sostenible. Durante los próximos meses analizaremos además el problema del agua asociado a las plantaciones, las condiciones laborales o visitaremos Guatemala, gracias al apoyo de la organización Entrepueblos, entre otros. Estamos además elaborando una lista de productos con aceite de palma en la que nos están ayudando muchos de nuestros lectores.

Todo esto lo hemos hecho exclusivamente gracias a la ayuda de nuestros mecenas, quienes son nuestra principal fuente de financiación. En Carro de Combate no aceptamos publicidad y de momento hemos recibido financiación de dos organizaciones externas: Entrepueblos, que nos proporcionó la financiación necesaria para que pudiéramos visitar Ecuador y Guatemala -este último viaje está todavía pendiente-, y Amigos de la Tierra, que nos encargó un informe sobre los mercados financieros en la industria del aceite de palma.

El año pasado recibimos un total en 12.080 euros en donaciones de nuestros mecenas. Esta cantidad incluye el crowdfunding que realizamos a finales de 2015 en Goteo para financiar nuestra investigación sobre el aceite de palma y cuyos fondos recibimos a principios de año. Así, durante la campaña de crowdfunding, conseguimos recaudar 8.592 euros, aunque, una vez descontados las comisiones de Paypal y el pequeño porcentaje que se queda Goteo, recibimos 8.083.14 euros netos.

Por otra parte, nuestros gastos han ascendido a 11.064 euros. Nuestro principal gasto ha sido, como es de esperar, los costes asociados a la investigación sobre la palma. Así, en los dos viajes previos de preparación del proyecto, a Indonesia y a Malasia, nos gastamos 560 euros. Estos viajes fueron realizados en 2015, pero el dinero fue adelantado de nuestros bolsillos y luego se incluyó dentro del presupuesto del proyecto total. En 2016, visitamos Indonesia durante tres semanas y recorrimos la isla de Sumatra, lo que nos costó un total 2.069 euros, principalmente debido al transporte necesario para llegar a las zonas remotas que visitamos y el coste de los traductores. En los viajes a Colombia y Ecuador realizados por Nazaret, la factura ascendió a 3.329 euros, que incluyeron transportes, hospedajes, pago de guías en las tres zonas de plantaciones visitadas (Tumaco, Montes de María y Esmeraldas) y una simbólica remuneración para el fotógrafo y guía que nos acompañó en estos viajes, Jheisson López.

También necesitamos 1.595 euros para visitar durante 10 días Camerún. Los gastos fueron principalmente los billetes de avión, el visado y los desplazamientos a las plantaciones acompañados de un guía local. A pesar de que no llegamos al óptimo de 10.000 euros que habíamos estipulado en Goteo para poder visitar la zona de África Occidental, lugar de origen de la palma y donde ahora se está expandiendo con mayor rapidez, decidimos hacer un esfuerzo económico para incluir esta región en nuestra investigación, ya que nos parecía fundamental.

También nos hemos gastado 900 euros en los materiales asociados a los mecenazgos, principalmente los libros que enviamos a los mecenas a partir de 30 euros. Y otros 1.500 en rehacer nuestra web, que pasó de ser un simple blog a tener la apariencia de una página de un proyecto que ya poco tiene de ese blog que fue en sus inicios. El hosting y la url, por su parte, nos han costado 111,18 euros el año pasado.

Como se puede ver en las cuentas, la totalidad de los recaudado por el proyecto es destinado a gastos relacionados con el funcionamiento diario o con los viajes realizados para las investigación, pero no a la remuneración de sus autoras. Cinco años después, Carro de Combate sigue siendo posible a la voluntad, y el esfuerzo durante su tiempo libre, de sus autoras. Puede resultar irónico que un proyecto que denuncia los abusos laborales se base en el entusiasmo y el trabajo voluntario. Sin duda, el periodismo tiene una buena parte de compromiso social, pero es imposible hacer periodismo serio, crítico y bien contrastado si no hay recursos que incluyan una remuneración justa. Que podamos llegar a ello, y que este proyecto no muera en el intento, dependerá de nuestros mecenas.

Si quieres ayudarnos a que sigamos con este proyecto, puedes hacerte mecenas de Carro de Combate a partir de tan sólo 15 euros al año. Con ello te mandaremos todos los materiales que hemos producido y que seguiremos produciendo. A partir de 30 euros, te mandaremos a casa además uno de los libros que hemos seleccionado de la editorial Clave Intelectual.

Este 2017, además de terminar la investigación sobre el aceite de palma, centraremos nuestra mirada en las alternativas que han surgido para dar a conocer a nuestros lectores las opciones a su alcance y ayudarles en este camino hacia un consumo más crítico. Ya sabes que para poder hacerlo dependemos de ti. Hazte mecenas.