Un repaso al 2022, y una reflexión para 2023

Cada año el tiempo pasa un poquito más rápido. Parece que fue ayer cuando publicamos nuestro libro ‘Consumo Crítico’, pero han pasado ya más de 12 meses. Un año que de nuevo ha sido muy intenso y en el que hemos seguido investigando de dónde procede lo que consumimos cada día y sus impactos sociales y medioambientales.

Este 2022 ha estado marcado principalmente por dos investigaciones: #ModaBasura, de la que hemos empezado a publicar los primeros resultados con varios informes y artículos y la investigación sobre la industria cárnica, que este año hemos centrado en trazar el origen de la soja utilizada en los piensos. Para esta última investigación, publicamos incluso una página independiente, deforestacion.es, donde se puede leer el informe y algunos de los principales resultados de la investigación.

Pero hemos hablado de muchas más cosas. Hemos seguido de cerca las negociaciones sobre la nueva ley Europea contra la deforestación importada, cuyo resultado hemos resumido aquí. También hemos hablado del sector turístico y entrevistamos a Carla Llamas de ‘La Maleta de Carla’ sobre turismo sostenible, además de contaros el caso de San Juan de Gaztelugatxe, que se vio invadida por turistas tras salir en Juego de Tronos. Y hemos hablado de la situación crítica del suelo fértil y de la importancia de cuidarlo y regenerarlo, entre otros temas. 

Algo que nos ha hecho especial ilusión de este 2022 es que hemos participado por primera vez en Biocultura, con un stand propio y organizando varias charlas y presentaciones de libros. En concreto, presentamos el libro de nuestra compañera Aurora Moreno ‘El Cambio Climático en África’, del que puedes leer un extracto aquí, y nuestro último libro ‘Consumo Crítico’, del que puedes leer también parte de un capítulo aquí. Y hemos seguido con la formación y hemos lanzamos un nuevo curso junto a El Salto, ‘Comer es un acto político’, en el que hemos desgranado cómo funciona el sistema alimentario que supuestamente nos da de comer. 

Pero no todas las noticias han sido buenas. Como muchos otros proyectos de periodismo independiente, este último año ha venido con una importante merma de recursos económicos para nosotras. Es cierto que este año no hemos lanzado ningún crowdfunding, pero las campañas de financiación a ‘todo o nada’ son agotadoras y realmente nos pesan emocionalmente. Como alternativa, en mayo, lanzábamos la campaña ‘Los Ángeles de Carro’ por la que quisimos celebrar nuestro décimo aniversario y por la que buscábamos, además, incrementar nuestra base de mecenas hasta las 500. No fue como esperábamos y ahora mismo estamos en unas 200 mecenas. Es decir, estamos muy por debajo de nuestro nivel de sostenibilidad y sólo podemos afrontar los pagos de infraestructura, como el hosting, la gestoría, o la gestión de redes sociales. Apenas nos da para más, y seguimos haciendo la mayor parte del trabajo sin remuneración. 

Durante los próximos meses nos vamos a centrar en repensar el proyecto y ver si realmente tiene futuro o no. No queremos rendirnos, pero tampoco queremos seguir autoexplotándonos y parece que ahora mismo no somos capaces de salir de este bucle de precariedad. Y para ello, necesitamos tu ayuda. Hemos preparado un pequeño formulario para que nos ayudes a reenfocar este Carro de Combate. Te llevará sólo unos minutos. Puedes contestarlo aquí hasta el próximo 15 de enero.

Y si de verdad quieres que Carro de Combate siga existiendo, considera hacerte mecenas. Puedes hacerlo desde tan sólo 15€/año. Y si no te lo puedes permitir económicamente, habla a tus amigas y familiares de nosotras, comparte nuestro contenido, ayúdanos a llegar más lejos. #SubeteAlCarro

¡Que pases felices fiestas! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba